Diario de Teruel
Síguenos en...
Miércoles, 20 de enero de 2021
LA VENTOLERA

28/11/2020

Silencio

Elena Gómez
imprimir

Como en la serie de televisión Stranger Things, el 2020 está del revés. Lo de arriba, abajo; lo de dentro, afuera. Y esta intensa época del año, que va del Día de Difuntos hasta el Día de Reyes, no iba a ser menos.

Soy una mujer urbanita de octubre a marzo y rural el resto del tiempo. Pero este año, debido a mi condición de población de riesgo, estoy viviendo un otoño completamente atípico. Estos suelen ser meses de bullicio, luces, cultura, compras y celebraciones. Me encanta pasear por las calles de Teruel, disfrutando de la decoración de exteriores e interiores, y diseñando en mi cabeza menús y felicitaciones.

Ahora todo eso ha quedado aparcado, el confinamiento voluntario me ha dejado apalancada en mi pueblo, un lugar que me cuesta reconocer en estas fechas. Hace ya bastante tiempo contaba en esta columna que el entorno rural puede ser muy ruidoso y poco tranquilo. Pero claro, mi experiencia estaba centrada en el verano, momento en el que algunos volvemos a nuestros orígenes y los caminos por donde transitaban nuestros abuelos terminan pareciendo avenidas de cuatro carriles.

Sin embargo en estos días, a pesar de tener vecinos cerca, el silencio que inunda las calles y los campos de Villel es sepulcral.  Si paseas en esa hora en la que las sombras del crepúsculo van ganando terreno, el frío se siente en la cara y también en el alma, al caminar entre casas cerradas e intuyendo vida tan solo en el interior de algunas de ellas. Los perros y los gatos buscan abrigo y, por no escuchar, no se escuchan ni los pájaros, que emigraron hace tiempo a tierras más cálidas.

Es una sensación extraña, otra para apuntar en la lista de 2020. Aun así, me siento afortunada por poder experimentar algo que, en otras circunstancias, no habría acontecido. Está siendo una oportunidad perfecta para encontrarme conmigo misma, disfrutar de largas charlas, juegos y tardes de lectura frente a la chimenea, de recuperar tradiciones culinarias, de escribir sobre ideas descartadas y, sobre todo, de reflexionar acerca de los cambios profundos que han llegado para quedarse.

El refranero popular siempre tiene respuesta para todo, y en esta ocasión no dejo de pensar que no hay mal que por bien no venga

© 2021 Diario de Teruel. All rights reserved.

Aviso Legal / Protección de Datos

EDITA: PRENSA DE TERUEL, S.L. • DEPÓSITO LEGAL: TE-2-1961

Teruel: Avenida de Sagunto nº 27 C.P. 44002 Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 600 682 • Alcañiz: Avenida de Aragón nº6 - 3ª Plta. C.P. 44600
Tlf.: 978 870 386 Fax: 978 832 515 Administración, publicidad y suscripciones: Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 604 702 Emails: direccion@diariodeteruel.netredaccion@diariodeteruel.net alcaniz@diariodeteruel.netcomarcas@diariodeteruel.netdeportes@diariodeteruel.netdeportesalcaniz@diariodeteruel.netpublicidad@diariodeteruel.net suscripciones@diariodeteruel.netmaquetacion@diariodeteruel.netautoedicion@diariodeteruel.net